Cenefa

Cenefa

Translate

Cithara hispanica

"Ay triste que vengo" Pieza para vihuela de Juan del Encina (1468-1529)

////////////////////////////////
DETENER LA MUSICA
///////////////////////////////


Solo un cuaderno de notas. Un "Blog" sin más pretensiones.
La guitarra, pequeña orquesta íntima e individualista como sus creadores hispanos, solicita tiempo y atenciones.
Sobre el eje del ocho que conforma su femenino cuerpo, giran muchos conceptos que incluyen varias disciplinas, científicas , técnicas y artísticas.
Conocimientos inabarcables que deben recogerse en un cuaderno para tenerlos siempre presentes.
Prueba de materiales, ensayos prácticos compartidos,... aún sabiendo que no serán leídos.
¿Por qué entonces?
Por la guitarra y el mundo que puede descubrirse alrededor de ella, y para como ella, ofrecer mis individualistas notas al vacío.

_________________________________________

_________________________________________

Poemas sobre la guitarra


Adjetivos utilizados para referirse a la guitarra:

Princesa de madera
Ocho sonoro
Joya del taller guitarrero
Cuerpo y alma
Andaluza campana
Moza quinceañera presumida
Crisol de llantos
Cuerpo de ébano
Aljibe sonoro
Leona
Arco iris de seis tonos
Instrumento español
Cuerpo sonoro de mujer coqueta y agraciada
Mujer en celo
Mujer sensible


Federico García Lorca

Fuente Vaqueros, Granada, 5 de Junio de 1898 -entre Viznar y Alfacar, Granada 19 de Agosto de 1936


       Empieza el llanto                                   Es imposible                                     
       de la guitarra                                         callarla.
       Se rompen las copas                           Llora por cosas
      de la madrugada                                   .lejanas.
       Empieza el llanto                                  Arena del Sur caliente
       de la guitarra                                         que pide camelias blancas.
       Es inútil callarla                                     Llora flecha sin blanco,
       Es imposible                                         la tarde sin mañana,
       callarla                                                   y el primer pájaro muerto
       Llora monótona                                    sobre la rama.
       como llora el agua,                              ¡Oh, guitarra!
       como llora el viento                             Corazón malherido
       sobre la nevada.                                  por cinco espadas.     






Gerardo Diego 

Santander, 1896 - Madrid, 1897





      

Habrá un silencio verde

todo hecho de guitarras destrenzadas

La guitarra es un pozo

con viento en vez de agua.







Mario Benedetti

Paso de los Toros, Uruguay, 14 de Septiembre de 1920 - Montevideo, Uruguay, 17 de Mayo de 2009















Ah la guitarra esa mujer en celo                    
que habla en su canto y muere en su silencio  
con tu salud de música nacida                        
me brindas un placer casi doliente                   
y eso porque tus cuerdas te dicen lo que digo   
y lo que digo es triste de cristal                         
Ah la guitarra esa mujer que llega                      
con un amor de huésped indefenso                    
tu mástil o tu puente o tu rasgueo                      
tu voz quebrada en todos los idiomas
me dejan libre para la alegría
que sube o baja en tu cordaje neutro
Ah la guitarra esa mujer sensible
que invade el patrimonio de la noche
mueve las humedades del follaje
y se roza con árboles sonámbulos
ah la mujer esa guitarra erótica
que se exhibe desnuda en la terraza.








Pablo Neruda 

Parral, Chile, 12 de Julio de 1904 - Santiago, Chile, 23 de Septiembre de 1937





      








Delgada                                                               y así se transformó
 línea pura                                                             la noche entera
de corazón sonoro,                                             en estrellada caja
eres la claridad cortada al vuelo:                      de guitarra,
cantando sobrevives:                                          temblando el firmamento
 todo se irá menos tu forma.                              con su copa sonora
 No sé si el llanto ronco                                      y el río
que de ti se desploma,                                     sus infinitas cuerdas
tus toques de tambor, tu                                   afinaba
enjambre de alas,                                              arrastrando hacia el mar
será de ti lo mío,                                                una marea pura
o si eres                                                             de aromas y lamentos.
en silencio                                                          Oh soledad sabrosa
más decididamente arrobadora,                    con noche venidera,
sistema de paloma                                           soledad como el pan terrestre,
o de cadera,                                                      soledad con un río de guitarras!
molde que de su espuma                                El mundo se recoge
resucita                                                              en una sola gota
 y aparece, turgente, reclinada                        de miel, en una estrella,
 y resurrecta rosa.                                             todo es azul entre las hojas,
Debajo de una higuera,                                  toda la altura temblorosa
cerca del ronco y raudo Bío Bío,                   canta.
guitarra,                                                            Y la mujer que toca
saliste de tu nido como un ave                      la tierra y la guitarra
y a unas manos                                               lleva en su voz
morenas                                                          el duelo
entregaste                                                       y la alegría
las citas enterradas,                                     de la profunda hora.
los sollozos oscuros,                                     El tiempo y la distancia
la cadena sin fin de los adioses.                 caen a la guitarra:
De ti salía el canto,                                        somos un sueño,
el matrimonio                                                 un canto
que el hombre                                               entrecortado:
consumó con su guitarra,                            el corazón campestre
los olvidados besos,                                   se va por los caminos a caballo:
la inolvidable ingrata,                                  sueña y sueña la noche y su silencio,
                                                                    canta y canta la tierra y su guitarra.





Nicolás Guillén 

Camagüey, Cuba, 10 de Julio de 1902  - La Habana, Cuba, 16 de Julio de 1989





Tendida en la madrugada,                                nueva otra vez al castigo
la firme guitarra espera:                                    con que la espera el amigo,
voz de profunda madera                                    que no la deja!
desesperada.                                                     Alta siempre, no caída,
Su clamorosa cintura,                                       traiga su risa y su llanto,
en la que el pueblo suspira,                             clave las uñas de amianto
preñada de son, estira                                      sobre la vida.
la carne dura.                                                    Cógela tú, guitarrero,     
Arde la guitarra sola,                                         límpiale de alcohol la boca,
mientras la luna se acaba;                                y en esa guitarra, toca   
arde libre de su esclava                                    tu son entero.
bata de cola.                                                     El son del querer maduro,
Dejó al borracho en su coche,                          tu son entero;    
dejó el cabaret sombrío,                                  el del abierto futuro,     
donde se muere de frío,                                   tu son entero;
noche tras noche.                                            el del pie por sobre el muro,        
Y alzó la cabeza fina,                                       tu son entero. . .    
universal y cubana,                                         Cógela tú, guitarrero,
sin opio, ni mariguana,                                   límpiale de alcohol la boca,
ni cocaína.                                                      y en esa guitarra, toca
¡Venga la guitarra vieja,                                tu son entero.





Antonio Machado

Sevilla, 26 de Julio de 1875 - Colliure, Francia, 22 de Febrero de 1939



Guitarra del Mesón que hoy suenas jota,
mañana petenera,
según quién llega y tañe,
las empolvadas cuerdas.
Guitarra del Mesón de los caminos
no fuiste nunca ni serás poeta.
Tú eres el alma que dice su armonía
solitaria las almas pasajeras…
y siempre que te escuche el caminante
sueña con un aire de su tierra.
Guitarra del Mesón que hoy suenas jota,
mañana petenera,
según quién llega y tañe,
las empolvadas cuerdas.
Guitarra del Mesón de los caminos
no fuiste nunca ni serás poeta.







Atahualpa Yupanki

Juan A. de la Peña, partido de Pergamino, Argentina. 31 de Enero de 1908 - Nimes, Francia, 23 de Mayo de 1992

 






Si una guitarra triste me dijera
me pondría a rezar sobre su herida
con tal de recobrar su primavera.
Si un triste trovador hoy me pidiera 
un poquito de luz para su vida,
toda la selva en fuego convertida
para su corazón yo le ofreciera.
Mas, de poco valió la proclamada
pujanza de mi anhelo, si callada
la muerte te llevó, Daniel Reguera.
Pasa tu zamba por la noche oscura,
y el eco de tu voz en la llanura
sigue buscando luz y primavera.
que no quiere morir entristecida,


















Agustín Barrios

San Juan Bautista Misiones, Paraguay, 5 de Mayo de 1885 - San Salvador, El Salvador, 7 de Agosto de 1944

Hay un hondo misterio en tu sonoro
y ardiente corazón, guitarra mía,
gozas pensando y hay en tu alegría
transportes de pasión, gotas de lloro.

Te dió su corazón el dulce moro,
el Ibero te dio, su alma bravía
y la América virgen, se diría,
puso en ti, de su amor, todo el tesoro.

Por eso en tu cordaje soberano,
que vibra con acento casi humano
es a veces, tu voz como un lamento.

Como queja de tu alma solitaria
en cuya triste y mística plegaria
florece sin cesar el sentimiento.

"Y es así poniéndola bien junto al corazón, abrazado a ella pasé muchas lunas al borde de una fuente"




Poemas sobre la guitarra

Luis de Góngora,

en uno de sus Romances Líricos sobre la guitarra de 4 órdenes:



En mi aposento otras veces 

una guitarrilla tomo,   

que como barbero templo   

y como bárbaro toco.  

Con esto engaño las horas  

en los días perezosos 

Poemas sobre la guitarra

Libro del Buen Amor



Recíbenle los omnes e dueñas, con amores; 

con muchos instrumentos: salen los atabores, 

allí sale gritando la guitarra morisca, 

de las bozes aguda e de los puntos arisca, 

el corpudo alaut, que tien punto a la trisca; 

la guitarra ladina con estos se aprisca 



Poemas sobre la guitarra



“Una coronación de Nuestra Señora fecha por el bachiller Fernán Ruiz de Sevilla”



 de arpa e de chernubela

guitarra, xabeva, de buen añafil

de tuca bombarda, de cuarta vihuela

de lira, de flauta, ducayna gentil


Poemas sobre la guitarra